La pirámide alimenticia plant-based

Actualizado: 23 de noviembre de 2021 por zyrcularfoods

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de la pirámide alimenticia? Seguro que la estudiaste en el colegio y que tienes su imagen más o menos grabada en la mente. Pero ¿cómo la aplicamos en una alimentación plant-based, vegetariana o flexitariana?

Como sabes, la alimentación es clave para estar sanos y sentirnos bien. Es importante tener una dieta variada y equilibrada para beneficiarnos de todos los nutrientes que nuestro organismo necesita.

Por este motivo, es interesante conocer los grupos de alimentos y las proporciones adecuadas en las que deberíamos ingerirlos, especialmente si hemos decidido reducir o eliminar los productos de origen animal de nuestra dieta.

A continuación, te contamos cómo funciona la pirámide alimenticia plant-based y te damos las claves para introducir productos plant-based en tu día a día.

¿Cómo es la pirámide de alimentación plant-based?

Frutas y hortalizas

La base de toda alimentación saludable recae en las frutas y hortalizas frescas, que deberían tener representación en todas las comidas del día.

De hecho, en la comida y en la cena, lo ideal es que la verdura esté presente como mínimo en la mitad del plato.

También es interesante incluir verdura cruda por lo menos una vez al día, ya sea en forma de ensalada, gazpachos o algún tipo de crudités. La opción más adecuada consistiría en alternar diariamente una ración de hortalizas en crudo (por ejemplo, en la comida) con otra cocinada (en este caso, en la cena).

Por último, te recomendamos que apuestes siempre por frutas y verduras de temporada y de proximidad.

Hidratos

Deberían representar aproximadamente un 25% de lo que ingerimos en una comida, por lo que, aunque son muy importantes, los situamos un peldaño por encima en nuestra pirámide alimenticia (es decir, tienen menos representación).

Aquí incluimos el pan, la pasta, el arroz y cualquier tipo de cereal, pero también la patata y los demás tubérculos, como los boniatos.

Un consejo es que elijas, siempre que puedas, cereales integrales (por ejemplo, comprando pasta o arroz integral), puesto que son más ricos en minerales, fibra y ácidos grasos esenciales.

Fuentes de proteína

Las proteínas, como los hidratos, representan el otro 25% de la cantidad que deberíamos ingerir diariamente.

¿De dónde la obtenemos si no consumimos carne? Muy sencillo: de las legumbres, el tofu, el tempeh, los frutos secos y, por supuesto, los productos plant-based, como hamburguesas, nuggets, albóndigas y demás productos vegetales que imitan el sabor de la carne, el pollo y el pescado. Si somos flexitarianos aquí incluiremos, de vez en cuando, proteína de origen animal.

Gracias a las nuevas fuentes de proteína alternativa podemos adquirir los nutrientes que necesitamos de una manera saludable y completa y, además, deleitarnos con una alimentación plant-based de un modo muy similar a si tuviéramos una experiencia cárnica.

Esta es nuestra propuesta, con la que podrás disfrutar de fuentes de proteínas muy variadas y romper con la monotonía:

  • Amara. Los alimentos plant-based no están reñidos con lo gourmet, tal como demuestra nuestra marca de hamburguesas vegetales Amara, ricas en fibra y proteínas. Tienes diversas opciones: sabor pollo, sabor vacuno brasato, sabor vacuno con cebolla caramelizada y sabor vacuno con trufa.
  • Green Vie. El queso gusta a todo el mundo y, gracias a Green Vie, podemos disfrutar de un delicioso queso vegano, apto para todo tipo de dietas e intolerancias.
  • Next Foods. Los productos de Next Foods imitan el sabor y la textura del pollo y el bacon, son especialmente ricos en fibra y están elaborados a partir de soja texturizada.
  • Gardein. Y no podíamos olvidarnos de los rebozados plant-based. Los nuggets vegetales y el filete empanado de Gardein van a conseguir que no eches de menos el sabor de la carne y el pescado.

Grasas

Del mismo modo que ocurre con las dietas omnívoras, las grasas se sitúan arriba de todo de la pirámide alimenticia vegana.

Las grasas saludables son fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, pero las tenemos que consumir en pequeñas cantidades, y deberíamos priorizar el aceite de oliva virgen por encima de las demás (¡con la dieta mediterránea, este punto no resulta nada difícil!).

Un puñado de frutos secos diario nos ayudará a suplir la falta de omega-3 que encontraríamos en el pescado; el suplemento de vitamina B12 también es necesario si somos veganos.

Y, finalmente, no podemos olvidarnos de los caprichos dulces esporádicos, porque la felicidad y el paladar van muy unidos. Los helados de Pink Albatross son idóneos para esos momentos en los que necesitamos mimarnos. Además, ¡son más saludables que los helados de siempre y, por si fuera poco, son aptos para la mayoría de intolerancias!

Con estas indicaciones, te será más sencillo seguir una dieta plant-based equilibrada y sin renunciar a los sabores que más te gustan. Acuérdate de la importancia de tener un estilo de vida saludable (hidrátate bien, haz ejercicio y duerme un mínimo de 7 horas diarias).

Por último, si tienes dudas sobre tu alimentación lo mejor es contactar con un profesional que estudie tu caso particular.