Alimentación y medioambiente: lecciones para un futuro sostenible

Hoy en día, el cuidado del medioambiente y la lucha contra el cambio climático están cada vez más presentes en la agenda pública. La concienciación y la preocupación por la salud de nuestro planeta se han extendido a toda la sociedad.

Sabemos que gran parte de la responsabilidad recae sobre los gobiernos y sus políticas de sostenibilidad, así como sobre las grandes empresas contaminantes (de hecho, un estudio del Climate Accountability Institute confirma que solo 100 empresas están detrás del 71 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero).

Aun así, existen medidas que podemos tomar en el ámbito individual para tratar de paliar la crisis climática. Dos de las más importantes están relacionadas con nuestra alimentación: según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), comer más productos vegetales y reducir el desperdicio de comida son clave para ayudar al medioambiente.

¿Cómo afecta la alimentación al medioambiente?

Existen muchas formas en que la industria agroalimentaria puede impactar de manera negativa al medioambiente, por su emisión de gases de efecto invernadero, uso de agua, deforestación o contaminación del aire, por ejemplo.

La comunidad científica ha comprobado, de manera consistente, que las dietas basadas exclusivamente en o con gran aporte de productos vegetales son las más sostenibles.

La dieta vegetal: la solución más sostenible

Las legumbres, por ejemplo, son una opción muy sostenible: son una gran fuente de proteína con un uso limitado de los recursos naturales. Durante su crecimiento, las legumbres liberan nitrógeno y fósforo a la tierra y aumentan la actividad microbiana, lo que favorece la biodiversidad. Además, son muy económicas, versátiles y se pueden consumir de infinidad de maneras.

Muchas de los sustitutos de la carne, como nuestros productos de las marcas Beyond Meat o Next!, también se elaboran con bases de legumbres a las que se añaden diferentes ingredientes para conseguir un sabor y textura específicos. Gracias a esta base, son también una alternativa sostenible y sabrosa.

Como sustituto de los productos lácteos, las bebidas vegetales son más sostenibles en cuanto a emisiones de carbono, pero algunas, las procedentes de frutos secos, requieren un mayor uso de agua. Las opciones menos perjudiciales para el medioambiente son la bebida de avena y de soja.

Por último, recuerda que las dietas vegetales, además de ser sostenibles para el medioambiente, son también muy beneficiosas para nuestra propia salud. Por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura afirma que el consumo de frutas y verduras puede brindarnos una vida más larga, mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular y reducir el riesgo de cáncer y de obesidad.

Reduzcamos el desperdicio de comida

Sin duda, la mejor forma de reducir el impacto sobre el planeta es aprovechar los recursos de los que ya disponemos.

Se calcula que en 2021, cada persona en España desechó 28 kilos de comida. Pero, es más, diversos estudios afirman que el desperdicio asciende al tercio del total de alimentos en el mundo.

Estos datos, sin duda alarmantes, nos señalan otra de las direcciones clave que debemos tomar en la lucha contra el cambio climático: solo con consumir la comida que ya se ha producido, podríamos reducir muy significativamente nuestro impacto.

De esta forma, se ahorraría en el uso de agua, energía e incluso mano de obra, lo que reduce tanto la emisión de los gases de efecto invernadero como el uso de materias primas. Además, se eliminarían muchos de los gastos asociados al sistema de gestión de residuos.

Y, adicionalmente, si optimizamos el consumo y minimizamos el desperdicio, podremos llegar a alimentar a la población creciente del planeta sin aumentar nuestra huella. Es, por tanto, una medida urgente que nos beneficiará tanto en el plano individual como global.

Cuanto más cercano y menos procesado, mejor

Otro de los factores que hay que tener en cuenta es la proximidad y el proceso de producción del alimento. Importar comida de países lejanos o procesarla en grandes pabellones industriales requiere grandes cantidades de energía que también pueden agravar la crisis climática.

Así pues, si quieres contribuir a la conservación del medioambiente y reducir tu impacto sobre el planeta, te recomendamos aumentar tu consumo de productos vegetales y de cercanía. En Zyrcular Foods te lo ponemos fácil: te ofrecemos productos vegetales del mejor sabor para que cuidar del planeta sea una opción deliciosa.

Deja un comentario