Por qué la dieta flexitariana es una tendencia en crecimiento

La palabra flexitariano se empezó a usar en el año 1997 y su popularidad creció a partir de 2004, cuando la American Dialect Society la nombró “palabra más útil del año”. Cada vez es más frecuente escucharla porque el número de personas que siguen esta dieta crece continuamente, así que adentrémonos en el concepto y veamos por qué despierta tanto interés.

¿Qué es el flexitarianismo?

Su significado es tan sencillo como su nombre, pues flexitariano proviene de unir flexible (capacidad de adaptarse y no ser rígido) con vegetariano (que basa su dieta en vegetales y no come carne). Así pues, una dieta flexitariana es aquella en la que predominan los alimentos de origen vegetal, pero que también incorpora, ocasionalmente, proteínas de origen animal.

¿Cuál es la diferencia entre vegano, vegetariano y flexitariano?

El veganismo, más que una dieta, es una ideología que rechaza el uso de productos animales, no solo en la alimentación, sino en cualquier ámbito (vestimenta, medicamentos, etc.). Es decir, no comen carne, huevo, miel, leche o queso, y tampoco utilizan cuero, lana y pieles, por ejemplo. 

El vegetarianismo se basa en no comer productos de origen animal, pero sí puede admitir diversos niveles, si incorporan pescado, huevos o leche.

Finalmente, el flexitarianismo, como comentamos antes, parte de una dieta vegetariana, pero no rechaza el consumo de carne. Los consumidores que la practican pueden cocinar habitualmente productos de origen vegetal pero también disfrutan de la carne, por ejemplo si van a un restaurante o tienen un encuentro social.

Algunos vegetarianos critican que la dieta flexitariana, en realidad, es igual que la omnívora, porque se basa en comer de todo. Pero la diferencia es que el flexitarianismo prioriza los alimentos que aportan los beneficios de la proteína vegetal, sin discriminar al resto.

Crece la demanda del consumidor flexitariano

Nos encontramos en un momento en el que los consumidores somos más exigentes y estamos más informados que nunca. Es una tendencia general, porque internet nos ha abierto las puertas al conocimiento y en el ámbito de la alimentación significa, sobre todo, que buscamos una dieta sana y equilibrada, pero también queremos disfrutar. Esto hace que no rechacemos ningún grupo de alimentos. En todo caso, alternamos su consumo, pero somos libres de escoger, cuando queramos, entre todas las opciones del mercado.

Una tendencia al alza es la de productos de proteína vegetal con las características organolépticas (sabor, textura…) de la carne. Hace años, solo estaban disponibles en tiendas especializadas y los resultados no eran demasiado atractivos. Hoy son una realidad, tanto en grandes supermercados como en restaurantes. Incluso las mayores franquicias del mundo han incorporado productos de carne plant-based. Es decir, los líderes del mercado tienen claro que deben satisfacer una demanda creciente.

Según la Food Industry Association, un 33% de los hogares de Estados Unidos tienen un miembro de la familia que es vegano, vegetariano o flexitariano. Un porcentaje que es mayor en el caso de la Generación Z (los más jóvenes). De este grupo, un 13% sigue una dieta flexitariana, el doble que sus padres. El crecimiento es constante.

Una dieta de referencia

Según el portal U.S. News, la dieta flexitariana es la segunda mejor del mundo. Para aparecer en este ranking, la dieta ha de ser fácil de seguir, nutritiva, segura, efectiva para la pérdida de peso y proteger ante la diabetes y enfermedades cardiovasculares.

¿Sabéis cuál es la primera? Efectivamente, la dieta mediterránea. Además no son excluyentes, por lo que tenemos la suerte de poder combinar ambas. En nuestro blog encontrarás ejemplos de recetas para una dieta flexitariana que te servirán de inspiración. Ser libre nunca fue tan fácil.